Tengo un hijo con una enfermedad grave y tengo que cuidarlo. ¿Podéis ayudarme?

La prestación de cuidado del menor con cáncer u otra enfermedad grave es una de las prestaciones que gestionan las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social para los trabajadores de sus empresas mutualistas.

Esta prestación compensa la pérdida de ingresos que sufren las personas al tener que reducir su jornada laboral, con la consiguiente disminución de salarios, ocasionada por la necesidad de cuidar de los hijos o menores a su cargo durante el tiempo de hospitalización y tratamiento continuado de enfermedad.

La enfermedad que padezca el menor debe implicar un ingreso hospitalario de larga duración o la continuación del tratamiento médico en el domicilio tras el diagnóstico y hospitalización.

1.    ¿Puedo ser beneficiario?

Esta prestación está dirigida a las personas pertenecientes a cualquier régimen de la Seguridad Social que acrediten los períodos mínimos de cotización que se exigen en cada caso y que reduzcan su jornada de actividad al menos en un 50% de su duración para el cuidado de un menor afectado por cáncer o alguna de las enfermedades graves recogidas en el Anexo al Real Decreto 1148/2011.

Deben cumplir también los siguientes requisitos:

– Ambos progenitores deben acreditar que se encuentran afiliadas y en situación de alta en algún régimen público de la Seguridad Social o mutualidad de previsión social de colegio profesional ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia. Solamente podrá reconocerse el subsidio una de las personas progenitoras, adoptantes o acogedoras.

– En los casos de separación judicial, nulidad, divorcio, rupturas de unidad familiar etc. podrá ser reconocido a favor de la determinada de común acuerdo, a falta de acuerdo y de previsión judicial expresa, el beneficiario será a quién se conceda la custodia del menor y ésta fuese compartida al que lo solicite en primer lugar.

– En los contratos de trabajo a tiempo parcial, no es posible solicitar la prestación si la jornada de trabajo contratada es el 25% o inferior respecto a una jornada de trabajo de un contrato a tiempo completo.

2.    ¿Cuáles son los períodos mínimos de cotización?

No se exigirán períodos mínimos de cotización a las personas trabajadoras menores de 21 años, entre 21 y 25 años, 90 días en los 7 años inmediatamente anteriores a la solicitud de la prestación o 180 días a lo largo de su vida laboral.

A partir de 26 años, 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a o 360 días en el total de su vida laboral.

Los trabajadores autónomos y aquéllos sobre los cuales recaiga la obligación de cotizar deberán estar al corriente de pago, a tal fin será de aplicación la invitación al pago.

3.    ¿Cómo puedo solicitar esta prestación?

El trabajador debe cumplimentar la documentación de solicitud, disponible en los centros asistenciales de Asepeyo acompañando los documentos necesarios (acuerdo con la empresa, acuerdo con los progenitores, etc.).

El derecho a percibir este subsidio se comunicará en un plazo máximo de 30 días desde la recepción de la documentación. Si transcurrido este plazo la Mutua no ha dictado y notificado resolución expresa, la solicitud se entenderá desestimada.

La prestación se reconoce por el plazo de un mes, prorrogable por periodos de dos meses tras la presentación del documento que justifique que se mantiene la necesidad del cuidado directo, permanente y continuo.

4.    ¿Cuál es el importe que recibiré?

El subsidio de devengo diario abonado por Asepeyo corresponde al 100% de la base reguladora de incapacidad por contingencias profesionales o, en su caso, la derivada de contingencias comunes cuando no se haya optado por la cobertura de las contingencias profesionales, en proporción a la reducción de la jornada de trabajo.

5.    ¿Y la forma de pago?

Asepeyo abona directamente la prestación por períodos mensuales vencidos.

6.    ¿Existen causas de suspensión?

En las situaciones de incapacidad temporal, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia natural y en general cuando esta prestación concurra con cualquier causa de suspensión de relación laboral (ERE).

7.    ¿Y de extinción?

– Que el menor cumpla 18 años
– Fin de la necesidad de cuidado directo, continuo o permanente del menor debido a la mejoría de su estado o la curación
– Cese de uno de los progenitores en su actividad laboral, causando baja en el régimen de la Seguridad Social
– Jubilación o incapacidad permanente de uno de los progenitores
– Reincorporación a la actividad laboral del beneficiario, cesando la reducción de jornada
– Realización de cualquier trabajo o actividad incompatible con la reducción de la jornada
– Fallecimiento del menor
– Fallecimiento del beneficiario de la prestación
– Falta de ingreso de las cuotas si el beneficiario es trabajador por cuenta propia (RETA)

8.    ¿Hay coste para la empresa?

Esta prestación no supone un cargo extra para la empresa ya que se cubre con las cotizaciones que ésta abona a la Seguridad Social.



Atención al usuario - Chat on line

¿Necesitas ayuda?

Servicio de atención al usuario
900 151 002 asepeyo@asepeyo.es