¿Necesitas ayuda?

Servicio de atención al usuario
900 151 002 asepeyo@asepeyo.es

¿Cuántos tipos de trabajadores autónomos hay y qué coberturas tienen?

A continuación, te detallamos cuál es la clasificación existente para los trabajadores autónomos y cuáles son sus coberturas:


Trabajadores autónomos tradicionales

Son aquellos autónomos que realizan de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, aunque utilicen el servicio remunerado de otra persona, sea o no titular de una empresa individual o familiar.

Se presupone que en el interesado existe la condición de trabajador por cuenta propia o autónomo si él mismo cuenta con la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto análogo.

Coberturas: 

– Accidente de trabajo/Enfermedad profesional: Voluntaria.

En caso de contratación, este servicio excluye el accidente in itinere. También se excluye el accidente de circulación (en misión) excepto si se tiene el CNAE de transporte (taxi, etc…).

– Incapacidad temporal por contingencia común: Obligada (excepto si ya está cubierta con otro régimen -pluriactividad-).


Trabajadores autónomos económicamente dependientes

Son los autónomos que realizan la actividad económica para una tercera persona, de la que perciben al menos el 75% de los ingresos.

Coberturas:

– Accidente de trabajo/Enfermedad profesional: Obligatoria (incluye el accidente in itinere).

– Incapacidad temporal por contingencia común: Obligatoria.


Trabajadores autónomos con mayor riesgo de siniestralidad

A definir por la normativa.

Coberturas:

– Accidente de trabajo/Enfermedad profesional: Obligatoria (incluye el accidente in itinere).

– Incapacidad temporal por contingencia común: Obligatoria.


Sistema especial de trabajadores por cuenta propia agrarios

Para estar en este regímen, se deben cumplir los siguientes requisitos:

– Ser mayor de 18 años
– Ser titular de la explotación agraria
– Una obtención de al menos el 50% de la renta total por actividades agrarias o complementarias. Al menos el 25% debe ser directamente de la actividad agraria.
– La dedicación temporal a actividades agrarias o complementarias debe ser superior al 50% del tiempo de trabajo.
– Los rendimientos netos anuales no pueden superar el 75% de la base máxima de cotización del Régimen general de la Seguridad Social.
– Se deben realizar las labores agrarias de forma personal y directa.
– Se pueden contratar un máximo de 2 trabajadores fijos, o 546 jornadas de trabajo cada año, en el caso de que los trabajadores sean eventuales.

Coberturas:

– Accidente de trabajo/Enfermedad profesional: Voluntaria (excluye el accidente in itinere. También se excluye el accidente de circulación).

– Incapacidad temporal por contingencia común: Voluntaria.