¿Necesitas ayuda?

Servicio de atención al usuario
900 151 002 asepeyo@asepeyo.es

Blog sobre seguridad laboral

Las propiedades de lo pequeño

La nanotecnología y su aplicación en la prevención de riesgos laborales

Cada vez oímos hablar más en los medios de comunicación de nanotecnología, nanopartículas y nanomateriales, así como de sus innovadoras aplicaciones en campos tan dispares como: medicina, electrónica, cosmética, alimentación, textil, plásticos y  farmacéutico, entre otros.

A pesar de que el uso de la nanotecnología se ha popularizado en los últimos años, todavía existe un gran desconocimiento sobre cómo puede afectar al medio ambiente e, incluso, a nosotros mismos.  Es una realidad contrastada que estamos expuestos a nanopartículas, que respiramos diariamente provenientes de productos de combustión, subproductos industriales, cenizas de volcanes, etc.

Producimos más nuevos nanomateriales ya que su pequeño tamaño los convierte en materiales muy atractivos pero, a la vez que se extiende su uso, también se está generando una cierta preocupación por los posibles riesgos para la población en general.

Por todo ello, se están realizando estudios para tratar de conocer los posibles efectos tóxicos derivados de la exposición a estas nanopartículas. Y como nos encontramos en la etapa inicial de su uso, es conveniente aplicar el principio de precaución a la hora de utilizar estos materiales, a pesar de todos los beneficios que también sabemos que aportan.

¿Qué son las nanopartículas?

La nanopartícula es la partícula con al menos una de sus dimensiones en el rango nanométrico entre 1 y 100 nanómetros (nm). Existen nanopartículas de origen natural y otras producidas intencionadamente mediante la nanotecnología, bien tratando materiales de escala convencional, o bien partiendo de otros a escala inferior (átomos o moléculas).

Nota: 1 nm= 10-9 m, una mil millonésima parte de un metro, un millón de veces más pequeño que un milímetro. Por ej. La cabeza de un alfiler mide 1 millón de nm (1 mm), y una nanopartícula entre 1 y 100 nm.

Cuando se manipula la materia a escala tan pequeña, presenta fenómenos y propiedades totalmente nuevas, que se pueden regir por las leyes de la “Mecánica cuántica”. Estas nuevas propiedades son las que los científicos aprovechan para crear nuevos materiales (nanomateriales) o  dispositivos nanotecnológicos. De esta forma, la nanotecnología puede proporcionar soluciones a múltiples problemas a los que se enfrenta actualmente la humanidad: energéticos, de salud (nanomedicina), ambientales y muchos otros.

¿Dónde podemos encontrar las nanopartículas?

Las nanopartículas se aplican en la mayoría de sectores de actividad, tales como automóvil, aeronáutica, naval, medicina, etc. Productos que usamos habitualmente contienen nanopartículas: cremas solares (dióxido de titanio), productos de autolimpieza, cosméticos, barnices (óxido de cinc), apósitos para heridas, textiles para hospitales, ropa deportiva anti olor, cosméticos con propiedades antimicrobianas (plata) y podríamos seguir porque la lista es muy extensa.

Entre los nanomateriales más utilizados están los que contienen carbón (nanotubos de carbón, fullerenos), metales (Ag y Au) y óxidos (SiO2, TiO2, Al2O3, Fe3O4).

Existen bases de datos con productos de consumo que contienen nanomateriales, aunque estas listas no son exhaustivas:

http://www.nanotechproject.org/cpi/

http://ec.europa.eu/environment/chemicals/nanotech/pdf/study_inventory.pdf

Los nanomateriales y las nanopartículas presentan algunas propiedades muy peculiares de gran interés científico: efectos cuánticos con propiedades mecánicas, electrónicas, ópticas y magnéticas especiales, reactividad muy diferente a la de los materiales “normales”, tamaño menor con potencial de migrar y acumularse en lugares que partículas mayores no alcanzan y que pueden producir efectos adversos diferentes a los estudiados hasta ahora, gran área específica y aumento de sitios activos que puede conllevar mayor actividad biológica y nuevas formas: fullerenos, nanotubos, etc.

¿Cómo controlamos la exposición?

Se puede controlar mediante sistemas de extracción localizada, utilizados junto a una buena ventilación general, con unas buenas prácticas de trabajo y con la utilización de EPIs (filtros P3 para partículas).

No hay que olvidar que los sistemas de ventilación, incluidos los sistemas portátiles utilizados en las operaciones de limpieza, deberán ir equipados con filtros HEPA de alta eficacia, para conseguir filtrar y eliminar las partículas del aire de una forma efectiva.

Conclusiones

Los productos de la nanotecnología prometen grandes beneficios pero, actualmente, existe cierta incertidumbre sobre sus posibles efectos adversos.

La aplicación de nanomateriales en gran variedad de productos y sectores de actividad aumento cada año de forma considerable. Esto, sin duda, potenciará el desarrollo científico, técnico y económico, pero se debe realizar sin descuidar el posible  impacto sobre la salud de los trabajadores, la población en general y el medio ambiente. Por otra parte, el uso continuado y extensivo de estos especiales materiales hará necesario la aparición de nuevas estrategias para minimizar los riesgos en los puestos de trabajo. Debemos avanzar hacia el futuro sin descuidar la salud de los trabajadores.

 

Santos Huertas
Director del Área de Higiene Industrial de Asepeyo
@Asepeyopreven