¿Necesitas ayuda?

Nuestro horario de chat es de 8h a 18h de Lunes a Viernes.

SAU de 8h a 20h 900 151 002 Urgencias 24h 900 151 000 asepeyo@asepeyo.es

Blog Asepeyo

¿Cuáles son las enfermedades profesionales más comunes?

Durante el pasado año registramos un total de 5.204 partes de enfermedades profesionales. ¿Quieres saber cuáles fueron los que tuvieron más incidencia?

Los trastornos musculoesqueléticos, los más frecuentes

Si tenemos en cuenta el origen de estas enfermedades profesionales, las causas son muchas y variadas:

  • El 83,17% han sido ocasionados por agentes físicos, causando patologías como trastornos musculoesqueléticos, hipoacusias, nódulos de las cuerdas vocales, etc… El 94,3% están relacionados con enfermedades profesionales causadas por posturas forzadas y movimientos repetitivos; el 70,3% por fatiga e inflamación de las vainas tendinosas (epicondilitis…) en carniceros, pescaderos, albañiles, y el 27,7% por parálisis de los nervios debidos a la presión (síndrome del túnel carpiano) en personal de mataderos, soldadores, carpinteros, etc.

El 78,4 % de los partes totales de enfermedades profesionales fueron causados por posturas forzadas y movimientos repetitivos; es decir, por trastornos musculoesqueléticos

  • Muy de lejos nos encontramos con las enfermedades profesionales causadas por agentes químicos, un 5,82%. Entre ellas, destacan la dermatitis en personal de limpieza, peluquerías y en la industria alimenticia.
  • El 5,53% restante son debidas a enfermedades profesionales respiratorias causadas por agentes químicos. Provocan patologías como la silicosis en canteras/tallado y pulido de rocas silíceas, y asma en panaderías e industria alimentaria y cervecera.

En cuanto a las propuestas de incapacidad permanente total, el 80,5 % de casos son enfermedades profesionales respiratorias. En este grupo, destacamos 45 casos de neumoconiosis (silicosis) en canteros, tronzadores, labrantes y grabadores de piedras y peones de la minería, canteras y otras industrias extractivas, y 11 asmas en panaderos, pasteleros y confiteros, principalmente. Además, respecto a las enfermedades profesionales dérmicas, nos encontramos 9 casos de dermatitis, muy repartidos en diversas ocupaciones, aunque resaltan los ocurridos en peluquerías.

A parte del coste sanitario para los trabajadores, también provoca una gran incidencia económica. En este sentido, durante el pasado año, los gastos en enfermedad profesional disminuyeron, y aumentaron los de accidente de trabajo.

La mayoría de enfermedades profesionales no son crónicas

Vamos ahora con las buenas noticias: un 55% de los partes de accidentes de trabajo y un 51% de los de enfermedad profesional son sin baja. Podemos afirmar, por lo tanto, que la mayoría de enfermedades profesionales no son crónicas ni producen incapacidades permanentes, una creencia muy extendida que queremos desmitificar con estos datos.

En cuanto a la tendencia y evolución de la notificación de partes de enfermedad profesional y accidente de trabajo, desde 2007 se aprecia una aumento hasta 2017 en la detección de las enfermedades profesionales, con dos descensos en 2010 y 2012, mientras que las notificaciones de accidentes de trabajo han disminuido desde el año 2007, excepto tres ligeros incrementos en 2014, 2016 y 2017.

 

 

Santos Huertas
Director del Área de Higiene Industrial
Dirección de Prevención
https://www.linkedin.com/in/santoshuertasrios

 

Te puede interesar