Blog Asepeyo

Cómo ahorrar en la factura de la luz en verano

Con la llegada del verano y el constante aumento de los precios de la energía, mantener una correcta climatización, en casa y en el trabajo, es esencial para reducir el consumo energético y ayudarnos a pagar menos en la factura de la luz.  

¿Cómo ahorrar energía en verano?

Ahorrar energía en verano requiere, en muchos casos, reducir el uso del aire acondicionado o del ventilador.
Pero una buena
climatización implica conseguir unas condiciones ideales de temperatura, nivel de humedad de aire y de presión, para asegurar nuestra salud y bienestar.

En el trabajo

  • Mantén la temperatura ideal en la oficina
    Con 26 ºC en verano es suficiente.
  • Mantén las ventanas cerradas
    S
    alvo que, puntualmente, sea necesaria la ventilación por cuestiones sanitarias.
  • Asegura la humedad relativa entre el 30% y el 50%
    Influye directamente en la sensación térmica. 
  • Adapta tu ropa de trabajo a la estación del año.
  • Apaga los sistemas de climatización cuando las salas estén vacías
    Enciéndelos sólo cuando alguien las utilice. En un mismo edificio, y en horas de poca concurrencia, utiliza espacios comunes climatizados.

¿Cómo puedo ahorrar en casa?

  • Utiliza el aire acondicionado con criterio
    Se recomienda una temperatura de unos 26 ºC, con una buena circulación de aire.
  • Fomenta el uso del ventilador de velocidad variable
    Consume menos energía que el aire acondicionado. También es muy recomendable el ventilador clásico de techo, que produce una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 ºC y 5 ºC mientras hace circular el aire.
  • Invierte en dispositivos de climatización eficientes y programables a distancia
    Para que se enciendan y apaguen sólo cuando sea necesario.
  • Mantén tus aparatos de climatización en buen estado
    Asegura la limpieza de los filtros. 
  • Renueva el aire del hogar durante 10 minutos
    En verano, ventila a primera hora de la mañana, cuando la calidad del aire es más limpia, y cierra el aire acondicionado. 
  • Ajusta el termostato
    Lo ideal en verano es una temperatura interior de 24 ºC a 26 ºC. Salirse de estas recomendaciones supondrá un mayor gasto de energía.

  • Mantén un buen aislamiento térmico del hogar
    Es clave para mantener la temperatura y ahorrar energía.
  • Utiliza ventanas con doble cristal
    Permite ahorrar más de un 20% de energía en calefacción y aísla el ruido del exterior.
  • Coloca persianas y cortinas
    En verano ayudan a ventilar la casa y a reducir la insolación.

¿Necesitas más información?

Si tienes alguna duda sobre consumo energético, consulta el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Te puede interesar